Un equipo totalmente profesionalizado de más de veinte personas se dedica a lo largo de todo el año al cuidado de las plantaciones. Una minuciosa serie de tratamientos y podas, usando la más moderna maquinaria del mercado, se suceden para asegurar un fruto de la maxima calidad. Los más avanzados productos fitosanitarios son utilizados para la prevención de plagas y enfermedades del árbol y de la aceituna, siempre dentro del más escrupuloso respeto de la normativa medioambiental vigente.

La recolección de la aceituna, en los meses invernales, se realiza alternando medios mecánicos y humanos con el fin de preservar la integridad del fruto. Las aceitunas se recolectan en su justo grado de maduración, para conservar el intenso aroma y sabor ligeramente afrutados que son característicos de nuestros aceites virgen extra.

Las aceitunas son cuidadosamente seleccionadas por variedad, procedencia y grado de madurez. Desde los olivares, son transportadas a las pocas horas de su recogida hasta la almazara, donde son molturadas en el mismo día para preservar íntegras sus propiedades.

Los aceites de oliva virgen extra ¨Dominio de la Esperanza¨ y ¨Fersan¨ se producen en una moderna almazara, situada en el centro de las propiedades de La Esperanza, en Cabra (Córdoba). Esta almazara sustituyó a los tradicionales molinos de aceite, operativos hasta la entrada en funcionamiento, en 1.994, de las nuevas instalaciones, y que aún se pueden visitar. Una vez elaborados, los aceites son almacenados en la bodega de la almazara, con capacidad de albergar hasta medio millón de kilos de aceite en condiciones de aislamiento e higiene extremas.